El Diálogo y su uso en la solución de conflictos.

dialogo-debate               

 El Diálogo y su uso en la solución de conflictos.

Para analizar el diálogo como medio para resolución de conflictos se tomara como referencia el trabajo de grado de Ozaeta (2011), Titulado: “El diálogo y su uso en la solución de conflictos, estudio de caso: conflicto de tierras (base militar # 20, el QUICHÉ). Periodo 2010-11. Universidad San Carlos de Guatemala, pero antes es necesario definir el diálogo..

Según el diccionario de la Real Academia Española, (2016), plantea que del latín “dialogus” proviene la palabra que significa discurso racional o ciencia del discurso y que a la vez deriva de un vocablo griego, pero el uso común que se la da a esta palabra es la conversación o plática entre dos personas o grupos bien sea con un asunto entre ellos, o sea cuando un grupo de personas interactúan entre sí exponiendo sus ideas y sentimientos en el tema. Partiendo de lo anterior, se puede decir que el diálogo es el desenlace que se da sobre un asunto o un argumento con el propósito y deseo de llegar a un absoluto acuerdo o a una determinada solución.

El diálogo para Freire (1997), educador y experto en temas de educación, de origen brasileño. Uno de los más influyentes teóricos de la educación del siglo XX:

Es un fenómeno humano y revela la palabra; ésta como algo más que un medio para que el diálogo se produzca, e impone buscar su esencia: acción y reflexión, en tal forma solidaria y en interacción radical. No hay palabra verdadera que no sea unión inquebrantable entre acción y reflexión. Asimismo, el diálogo está representado por la palabra autentica y sacrificadora, es decir, aquella que lleva a la acción, y quien la ejecuta no se queda solo en el dialecto sino que muestra con obras lo que transmite. (p. 59).

Hoy,  la palabra diálogo se ha puesto de boga, y se la emplea para designar los más diversos tipos de conversación, definición de diálogo, aunque no siempre aparezcan suficientemente en ella los criterios de apertura, atención a las ideas del interlocutor y disposición a modificar los propios puntos de vista. Y, sin embargo, estos criterios deberían presidir todas las conversaciones. El gran enemigo del diálogo y de toda búsqueda abierta de la verdad es la voluntad de poder. Tendencia al poder y diálogo se excluyen mutuamente: Esto no significa incondicionalmente una negativa radical frente a todo poder, sino más bien el requerimiento de que todo poder y autoridad tengan estructura dialogante.

Es por ello, que todo intento o proceso de diálogo debe permitir el entendimiento para establecer consensos, acuerdos y soluciones, para esto existen varias condiciones importantes para que se logre un diálogo verdadero, estos puntos se enumeran a continuación:

conflicto-3

  • La técnica de escuchar y hablar.

Por medio de esta técnica se puede asimilar, entender, procesar y responder adecuadamente a la persona que plantea su conflicto a sus interlocutores para que sea escuchado y comprendido (los protagonistas o partes del problema) y la persona mediadora que cumple con su papel como tal.

Es un concepto rico y dinámico, que conlleva todo un contenido profundo y cultural íntimamente relacionado, a nivel popular, a la expresión y resolución de conflictos. Tener confianza en alguien denota cierto tipo de relación especial, llena de mutualidad y compresión. La confianza se crea. Lo que se encuentra en la confianza es un modo de resolver problema. La sinceridad en la creación de relaciones de confianza que abran un espacio al diálogo y establezca la posibilidad de la reconciliación.

No se pide consejo a cualquiera, sino a personas de confianza con un alto nivel de experiencia adquirida por situaciones vividas, con el fin de obtener apoyo, ayuda y orientación. Un consejo es como el punto medio entre la plática y la ubicación. El mejor consejo no es aquella orientación que se limita a dar respuestas y que decide por la persona que pide consejo lo que esta debe hacer. No se quiere que las partes eludan su responsabilidad de enfrentarse a los desafíos de la vida social, lo que podría anular la capacidad de crecer y aprender.

  • Conexión.

Otro camino típico en la resolución de conflicto por medio del diálogo es el de tener contacto. Para salir de muchos enredos hay que conectarse hay que pedir ayuda  a las organizaciones indicadas.

  • Varias metas deseables.

Se puede conseguir varias metas cuando se escucha a los demás para crear un diálogo con vías para solución de conflicto:

  • Crear un ambiente en que las partes del conflicto puedan expresarse libremente.
  • Establecer confianza mutua.
  • Comunicar un verdadero interés en la otra persona y en su punto de vista, al margen de sus valores, palabras de enojo o comportamiento.
  • Entender el problema desde la perspectiva del otro (crear empatía), y poder comunicarle claramente lo que se le ha entendido.

Según Paz (2002) citado por  Ozaeta (2011), plantea que  existen dos formas de lograr resolver  un conflicto por medio del diálogo una de ellas es realizar un diálogo informal. En este tipo de diálogo no se exige ningún procedimiento establecido, simplemente se identifica el problema y se habla hasta la solución del mismo. Si se enfrentara todos los conflictos con el este tipo de diálogo la vida seria mas pacifica y no se necesitaría de los demás procesos formales que a veces requieren de más recursos y energías. Sin embargo, por el temor al conflicto, se tiende a perder muchas oportunidades de dialogar informalmente, la consecuencia inevitable es una pelea más fuerte.

Por otra parte, está el diálogo formal o estructurado: este tipo de diálogo se emplea cuando el conflicto es mucho más complejo a los primeros esfuerzos informales que no dieron resultado, se puede empezar con un proceso de diálogo estructurado, este diálogo se da entre las partes directamente involucradas en la problemática, la única diferencia es que aquí se sigue un proceso más formal que incluye la identificación del problema, creación y evaluación de posibles soluciones y acuerdos finales.

Además, la decisión final puede ser por escrito para asegurar mayor claridad a la hora de su implementación. Es cierto que cada uno de los procesos mencionados anteriormente es útil y valioso, sin embargo, para conflicto interpersonales donde existe un alto nivel de equilibrio de poder entre las partes involucradas el diálogo estructurado y la mediación tienen ciertas ventajas entre ellas:

  • Requieren menos tiempo y dinero que un proceso legal donde es necesario el servicio de abogados.
  • Más de un 80% de conflictos dialogados llegan a un acuerdo satisfactorio entre las partes.
  • Los acuerdos tiende a responder a necesidades fundamentales de las partes reflejados en acuerdos donde las dos ganan.
  • Por estar directamente involucrada en el proceso, las partes tienden a sentirse más responsables por el cumplimiento de los acuerdos y consecuentemente el índice de cumplimiento es más alto.
  • Los procesos de diálogo y mediación ayudan a las partes a aprender a identificar su propia necesidades y a la vez comprender y valor las necesidades de los demás. De esta manera, promueve relaciones de más respeto y comprensión mutua, aun fuera del proceso de transformación de conflictos.
  • Las mismas partes del conflicto deben responsabilizarse en el proceso y la solución, ya que a la larga promueve la autonomía y madurez.
  • La reconciliación y restauración de relaciones sanas son más posibles en el proceso de diálogo, porque evitan que “el otro” se convierta en “el enemigo”.

Desde este punto de vista,  se considera que el refrán conocido que dice “hablando la gente se entiende” es verdad, si embargo, el hecho de hablar no implica solucionar una  problemática si no se siguen las pautas para que el diálogo sea realmente efectivo y medio de solución; para ello, el proceso de diálogo estructurado, si se aplica concienzudamente, arrojara los resultados esperados. Las práctica de este proceso lleva también a la solución y buen termino de cualquier discrepancia, por muy grande que sea pues la buena voluntad de la partes influyen para este logro.

Cuando no se logra solucionar un desacuerdo por medio de la conversación casual, se necesitara de un proceso mas estructurado donde se tenga que cumplir pautas, esto se aplica cuando la problemática es grande y afecta a todo un medio ambiente, también se aplica cuando se tiene la capacidad de comunicarse constructivamente, de identificar y confrontar positivamente las causas del problema o cuando la situación es relativamente sencilla y que no integre complicaciones legales, en estos casos es donde el diálogo estructurado es el medio de comunicación para emplear.

Proceso de Diálogo estructurado.

Este proceso ha sido usado con bastante éxito, en papel, aparece de manera ordenada, con cada etapa claramente definida. Sin embargo en la realidad los procesos de diálogo estructurados no siempre son tan ordenados. Se recomienda para una mejor preparación de este tipo de diálogo la práctica por medio del sociodrama, así a la hora de enfrentar un conflicto verdadero esta más preparado para identificar las etapas que realmente son importantes y el manejo del proceso entero será más ágil.

Una vez que ya se domina el proceso, se evalúa el orden de las etapas, se debe tener también, una actitud de apertura y respeto, a demás de tener presentes todas las destrezas de la comunicación constructiva, ahora bien, se analizaran cada etapa del proceso:

  • Planificar el proceso.

En esta etapa se debe identificar los sentimientos y metas propuestas en el diálogo. Pedir a otras personas que den un tiempo para ser escuchado, prepararse por medio de la oración o meditación y la visualización de una solución constructiva.

  • Crear el Ambiente.

Escoger un lugar tranquilo y seguro, donde no se tendrá distracciones. Establecer acuerdos de participación que se crean necesarios; por ejemplo la confidencialidad y el no interrumpirse. Identificar el propósito de la reunión utilizando la técnica de expresión a propósito.

  • Compartir historias y perspectivas.

Cada una de las personas debe compartir su historia, uno a uno, mientras uno habla el resto debe escuchar activamente y hacer preguntas abiertas. Las personas que están hablando deben usar mensaje para expresar y reconocer sentimientos fuertes, cada persona durante esta etapa, debe buscar de entender las necesidades  e intereses de los demás, en vez de encerrarse en su posición.

  • Identificar los asuntos centrales que están provocando tensiones y también los puntos en común.

Se haces una “lluvia de ideas” para generar varias posibles soluciones a cada punto del conflicto, pero no evaluar ninguna en ese momento; así como expresar no solo lo que se quiere sino que también lo que está dispuesto a ofrecer.

  • Llegar a un acuerdo General.

Evaluar cada opción presentada en la lluvia de ideas, considerando sus “pro” y sus “contra”. Identificar las opciones que tiene más a su favor y trabajar para que responda a las necesidades fundamentales de cada una de las partes; cuando se identifica la mejor solución se escribe, incluyendo información específica relacionada con: quién,  qué, cómo, cuándo, dónde y cuánto.

  • Cerrar el proceso hablando un poco de la relación.

Después de escribir el acuerdo, se debe reflexionar sobre el estado de relación entre las partes, y la experiencia adquirida del conflicto y del proceso de diálogo. Se debe ser compresivo el uno con el otro, tratando de ver lo bueno y perdonar lo que ya se quedo en el pasado. Es bueno volver hablar en el futuro acerca de la relación y el cumplimiento de los arreglos acordados para asegurar que el  conflicto fue realmente trasformado.

Toda pretensión de verdad reclama validez. Pero cuando las partes se niegan a dialogar con las otras posiciones o intenta dominarlas, aparece el peligro de faltar a la verdad por  otra parte, la renuncia al poder se puede manifestar en el diálogo de diversas maneras: por ejemplo no reteniendo información al adversario, o exponiendo abiertamente no sólo los puntos fuertes sino también los débiles (no siempre fácilmente percibidos por el interlocutor) de su propia posición. De todos estos factores depende la frustración del diálogo.

Sin embargo, la negación de entablar diálogo no es el único enemigo del mismo. Como ya hemos visto, el diálogo se caracteriza por una búsqueda de la verdad, sin prejuicios que nos impidan contemplar las opiniones que no compartimos, desde este punto de vista, una forma de “diálogo” es la retórica, ya que admite la posibilidad de intercambiar ideas y discutir asuntos, pero en realidad se centra en la habilidad para persuadir y convencer, no buscando en realidad alcanzar la verdad, sino manipular la opinión.

Referecias: Leonardo E. Trabajo de Grado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s